01. Los orígenes de la tradición

LA PRODUCCIÓN DE CERVEZA EN LA REGIÓN DEL RÍO DE LA PLATA

Decir que la cerveza constituye desde hace muchos siglos un componente esencial en la alimentación de las culturas campesinas europeas no es novedad. Se elaboraba de diversas variantes y, según las tradiciones y los lugares, podía tener cualidades, texturas, colores y sabores muy variados.

Preguntarse cuándo se bebió por primera vez cerveza en el territorio que luego formaría parte de la República Argentina y quiénes fueron los que la hicieron es una tarea que difícilmente logre sortearse con éxito. Hasta el momento y en el estado actual de nuestras investigaciones, los interrogantes no tienen respuesta. Sin embargo, puede especularse, siguiendo a Daniel Pedro Quintana, que “es muy probable que hacia comienzos del siglo XVIII la cerveza llegara a tierras americanas de contrabando y a través de las naves comerciales de países como Inglaterra, Francia y Alemania”.

En la provincia de Santa Fe, data de la década de 1880, cuando se instaló una cervecería en la colonia San Carlos que adquirió una gran importancia en toda la provincia. Pero fue recién en 1907 cuando recaló en la pequeña localidad el maestro cervecero alemán Otto Schneider para desempeñarse como técnico de la Cervecería. Con 35 años de experiencia, Otto dispuso un procedimiento de purificación de agua extraída en la misma localidad y facilitó a partir de allí el funcionamiento de la planta.

Entre 1911 y 1912 Enrique Meyer, comprador original de la cervecería de San Carlos, junto a un tal Brewer y Otto Schneider se trasladaron a la ciudad de Santa Fe para participar de la fundación de lo que sería la Cervecería Santa Fe.

-
Fuente: Libro 100 Años de la Cervecería Santa Fe.

La excepcional calidad del agua santafesina

Desde los inicios de la Cervecería Santa Fe, las diferencias en las calidades de las aguas hicieron difícil que las colonias agrícolas del centro de la provincia fabricaran bebidas como las que los franceses, suizos o alemanes instalados en ellas estaban acostumbrados a consumir en sus países de origen.

Los valores químicos del agua utilizada en Santa Fe se asemejan notablemente a la usada para el tipo de cerveza Pilsen (ciudad de la República Checa), ya que entran en el mismo rango y dan la característica de un agua suave que permite el realce del sabor delicado del lúpulo. En consecuencia, la similitud del agua santafesina respecto a la checa favoreció a la obtención de un producto final parecido, y fue rápidamente adoptado por los consumidores.

02. La creación de la cervecería

UN PROYECTO SANTAFESINO

En 1911, a iniciativa de un conjunto de comerciantes y empresarios de la zona de Las Colonias y de la propia ciudad de Santa Fe, se consiguió sumar a un número importante de personas que, en calidad de accionistas, participaran de la formación de una nueva empresa cervecera. La asamblea tuvo lugar el 26 de septiembre de ese mismo año y, según el expediente, nacía la “Sociedad Anónima Fábrica de Cerveza y Hielo Santa Fe”.

En 1912 se alzaron las instalaciones y para el día 19 de diciembre ya se producía cerveza bajo el mando del Maestro Cervecero Otto Schneider. La composición de la planta de personal era muy variada, pero destacaron durante mucho tiempo los obreros alemanes, polacos, checoslovacos, franceses e italianos.

Ni bien iniciada la producción de cerveza, el diario publicó una nota en la que se promovía el cultivo de la cebada. Como esta materia prima se traía del extranjero en forma de malta, se planeaba que en función de los estudios de suelo y clima se podría producir en el territorio nacional. El argumento del periódico era claro: si la producción de cerveza se había triplicado en el país entre 1904 y 1911, resultaba conveniente para todos suplantar esas importaciones. No cuesta imaginar que los datos provenían tal vez de la misma cervecería preocupada por bajar los costos de producción en un rubro en el que podía esperar el abastecimiento local.

Fue recién en 1920 cuando se decidió plantar cebada australiana que a diferencia de la europea funcionó correctamente en nuestro territorio.

-
Fuente: Libro 100 Años de la Cervecería Santa Fe.

Las primeras estrategias publicitarias

La apuesta de la cerveza Santa Fe iba mucho más allá de pretender convencer acerca de que sus productos eran los mejores. Por ellos se apelaba a la construcción de una identidad compartida entre el “pueblo” y una cerveza que llevaba su nombre y que, además debía ser motivo de orgullo y satisfacción.

Podríamos decir entonces que cerveza, fábrica, ciudad, habitantes, orgullo y satisfacción conformaban un todo que se integraba y se sintetizaba en una imagen: la de cervecería Santa fe.

03. Crisis y recuperación

LA PRODUCCIÓN DE CERVEZA EN LA REGIÓN DEL RÍO DE LA PLATA

La crisis económica de la década del 30 se hizo sentir fuerte en la sociedad santafesina y en la actividad cervecera en particular. Pero a fines de esa década y comienzos de la del 40 la situación comenzó a mejorar. Para 1940, las estadísticas del Ministerio de Agricultura permiten saber que Buenos Aires contaba con cinco fábricas de cerveza que producían anualmente 96.680.627 litros; en la Capital Federal había tres establecimientos con una elaboración de 19.296.750 litros y la provincia de Santa Fe tenía cinco fábricas de las que salían 16.794.800 litros de cerveza al año.

En lo que respecta a la ciudad de Santa Fe y su zona de influencia, la marca Santa Fe, Schneider y la San Carlos habían alcanzado un prestigio indiscutido en la República, tanto por la calidad de los productos que elaboraban como por el monto de producción y de consumo. Esto se da como consecuencia de contar con establecimientos que funcionan con el más alto grado de perfección técnica y utilizan, con direcciones expertas, los procedimientos científicos más adelantados de elaboración, además del cuidado que se pone en la selección de la materia prima utilizada.

Los avances que se observaban en el sector y el aumento creciente de la producción eran posibles, entre otras razones, porque la guerra en la que estaba inmerso el mundo limitaba las importaciones que con anterioridad se realizaban. Se había logrado un importante desarrollo de la producción de materias primas en el país y los productores gozaban de una alta calidad. Así, en la ciudad de Santa Fe, se decía que “la cerveza local se ha convertido en la bebida que goza de las preferencias del público”.

-
Fuente: Libro 100 Años de la Cervecería Santa Fe.

Santa Fe: ciudad de choperías y patios cerveceros

Santa Fe tiene bien ganada su fama de ciudad cervecera. Diseminados en el extenso territorio de la ciudad, cada barrio conto desde hace muchos años con sus choperías, todas ellas de distintas modalidades y especialidades, junto a variedad de ingredientes.

Los lisos eran “tirados” por verdaderos maestros en la tarea con la correcta presión del gas, el frío adecuado y sin descuidar la altura y consistencia del “cuello”.

04. Empresa modelo

ACTUALIDAD DE LA CERVECERÍA

Hacia la década del 50 la industria cervecera se hallaba frente a una gran crisis “con proyecciones ciertamente alarmantes” que obligaron a las toma de medidas y los recursos necesarios para mantener la producción y los puestos de trabajo. La inestabilidad económica del país también jugaba su papel en la suma de dificultades que afectaban a la industria cervecera. Esto generó la necesidad de que la empresa tomara una serie de precauciones para evitar poner en riesgo el prestigio y buen nombre de la marca.

Afines de la década del 60 se registran aumentos notables en las ventas lo que posibilitó la realización de cambios importantes en la planta de distribución. Por aquellos años se decía que la cerveza volvía a ser la predilecta de los “buenos” consumidores.

-
Fuente: Libro 100 Años de la Cervecería Santa Fe.

Cervecería Santa Fe es hoy una de las plantas más grandes y modernas de CCU Argentina, la 2da compañía cervecera más importante de la Argentina, una de las más relevantes de Latinoamérica y líder absoluto en provincias del interior del país como Salta y Santa Fe, donde tiene dos de sus plantas de elaboración. En nuestra planta se fabrican las marcas Santa Fe, Schneider, Heineken, Córdoba e Imperial, de acuerdo con sus distintas recetas cerveceras.

En Cervecería Santa Fe trabajan 400 santafesinos y desde aquí, se exportan las marcas Schneider, Heineken y Budweiser a los distintos países del Cono Sur: Brasil, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Chile. Nuestra compañía, es la principal exportadora de cervezas de la Argentina.